El Libre Comercio entre Estados Unidos y América Latina, una visión desde Tocqueville a nuestros días

Posted on julio 7, 2015

0


Todavía no asfaltan esta vía?

¿Todavía no asfaltan esta vía?

Por Coca,

En 1835, Alexis de Tocqueville publicó el primer tomo de su famoso ensayo Democracia en América. Democracia en América es un libro que describe la sociedad estadounidense a plenitud incluyendo aspectos religiosos, políticos, raciales y económicos. El libro es un must-read para todo aquel que desee entender a la sociedad estadounidense actual. En él, Tocqueville expone las razones excepcionales que harán de Estados Unidos una potencia mundial, pero también prevé los problemas que viviría el país debido a sus fallas estructurales.

Las aristocracias habían venido perdiendo poder frente al commoner durante los últimos setecientos años. En Estados Unidos Tocqueville ve la conclusión del proceso de democratización de la civilización occidental.

Uno de los capítulos más interesantes del libro es el capítulo 10 de la segunda parte del primer tomo, Some Considerations On The Causes of the Commercial Importance Of The United States. En este capítulo Tocqueville describe las particularidades geográficas del país y las cualidades del ciudadano estadounidense que preparan al país a convertirse en una potencia comercial. Entre estas características cabe resaltar: su proximidad con Europa, la extensión de sus costas, la profundidad de  sus puertos, la magnitud de sus ríos; pero, más importante aún, el espíritu de emprendimiento y riesgo característico de sus ciudadanos. Es allí donde reside realmente la esencia del excepcionalismo estadounidense.

El punto que llama mi atención de dicho capítulo es en el que se refiere a América del Sur. Tocqueville estaba convencido de que la situación precaria que vivía América del Sur en el momento era el estado natural de sus pobladores, la guerra y miseria que la acompaña.

Ahora bien, Tocqueville estaba consciente de que América del Sur era parte de la Civilización Occidental y compartía la misma tradición legal y valores cristianos que Europa y América del Norte. Tarde o temprano América del Sur tomaría su sitio entre los países civilizados del mundo. Sin embargo, advierte que el proceso civilizatorio de Suramérica sería lento y tendría que sobrellevar la realidad de que sus hermanos mayores, Europa y América del Norte, ya estaban mucho más avanzados en materia comercial.

Es en dicha área que Tocqueville señala la importancia de Estados Unidos de América. América Latina debe emular en materia comercial y mantener relaciones prósperas con Estados Unidos por ser aliados naturales. Al ser Estados Unidos el foco comercial del hemisferio, las naciones Latinoamericanas dependen de su vecino del norte para alcanzar su desarrollo. Ambas regiones llegarían a la larga a mantener una relación simbiótica.

A pesar de esto, La relación política y económica entre ambos continentes no siempre ha sido la más idónea. America’s business is business, y Estados Unidos aprovechó su ventaja y experiencia comercial para explotar recursos y oportunidades en América Latina a costa de los habitantes de la región. Viene a la mente el golpe de Estado en Guatemala auspiciado por la United Fruit Company, las relaciones petroleras del gobierno de Gómez en Venezuela y la ITT en Chile y Brasil.

Sin embargo, en la década de 1980 el enfoque comercial de EE.UU. sufrió un cambio. Hasta entonces, EE.UU. había preferido promover el comercio internacional a través de negociaciones multilaterales entre grandes bloques en vez de relaciones bilaterales. Ahora, Estados Unidos comenzaría a enfocarse en tratados regionales y para 1993 firma el North American Free Trade Agreement (NAFTA). El NAFTA permitió a Estado Unidos apoyar a sus vecinos inmediatos y a la larga se planteó ampliar un tratado de libre comercio para todo el hemisferio.

Los tratados de libre comercio planteados por Estados Unidos son claros ejemplos de lo que pronosticó Tocqueville, entre Estados Unidos y Latinoamérica debe existir una relación mutuamente beneficiosa liderada por el primero y que asegure el desarrollo del segundo. América Latina no puede existir sin EE.UU. y, EE.UU. no puede descuidar al mercado Latinoamericano si desea preservar su liderazgo mundial. Desde la era Reagan, las importaciones de EE.UU. han crecido en 105% a nivel mundial y en 280% desde América Latina (340% desde México). Los beneficios que tiene México desde su acercamiento a EE.UU. no tienen comparación. Sólo China tuvo un crecimiento mayor en sus exportaciones desde 1994.

Aun así, siempre habrá resistencia al desarrollo y al proceso civilizatorio. En ambas regiones ha habido una reacción perjudicial a estos tratados comerciales. Por un lado, la ultraderecha estadounidense critica los tratados de libre comercio pues “acaban con trabajos en el país”, y, por otro, la izquierda latinoamericana los rechaza desde el fondo de su ser porque la izquierda latinoamericana sólo existe en rechazo “al imperio”.

Así pues, en el año 2005, Estados Unidos intentó cerrar en bloque un Área de Libre Comercio de Las Américas que fue detenido reaccionariamente por los gobiernos de izquierda de la región. Y así retrasaron el proceso de desarrollo comercial por quien sabe cuánto tiempo. Sin embargo, los acuerdos comerciales son como los derechos civiles, pueden ser demorados, más no detenidos. EE.UU. volvió a la estrategia regional que le había asegurado éxitos en el pasado.

Hoy en día, EE.UU. busca cerrar tratados de libre comercio con las economías más abiertas de la región: Panamá, Colombia, Perú y Chile. No en vano éstas son las economías más avanzadas de la región. Por su parte países como Brasil, Argentina, Venezuela, se encierran en grupos proteccionistas como Mercosur y se embriagan en una retórica socialista o nacionalista. Castrando la competitividad internacional de sus ciudadanos.

¿Cuánto tiempo más tendremos que esperar nosotros para seguir el ejemplo de nuestros hermanos países y entender los beneficios de la libertad económica y comercial? Ya Tocqueville decía que nuestro proceso sería lento ¿pero, 180 años?

Anuncios
Posted in: Política