SubsidiaMeste

Posted on octubre 23, 2011

0


Por Coca,

Cansado de las inmamables colas de Caracas? Harto ya de caer en huecos que reparan y a los días vuelve a aparecer? De tener que calarte el mamagüeteo de los autobuseros? Si cada vez que sales de tu casa mentas madre por el estado de las vías, por la ausencia de estas o por el pésimo estado al que han quedado relegadas las estaciones de servicio, nosotros en Opiniones deKantinas tenemos la solución!

Les presentamos el origen de sus problemas! El infame! el irresponsable! El único! El subsidio de la gasolina!

En pocos países del mundo la gasolina es motivo de tal acción tan irresponsable. Realmente solo ocurre tal desfachatez en Venezuela, Irán, México (la de más bajo octanaje), Colombia, China, Nigeria, India y Perú. Donde los dos primeros, a pesar de ser países petroleros, son famosos porque, día a día, sus ciudadanos sufren del el desabastecimiento de dicho rubro.

En Venezuela, este subsidio provocó una irregularidad en el sistema político. Corrían los últimos días de febrero de 1989 y, en vista de la crisis que se avecinaba, el gobierno de Carlos Andrés Pérez decidió aumentar GRADUALMENTE los precios de la gasolina. Los alaridos no se hicieron esperar. El aumento de la gasolina no había todavía entrado en efecto cuando el sindicato que agrupaba a autobuseros y dueños de camioneticas duplicó el precio del pasaje de un solo mamonazo. El pueblo se arrechó, se iniciaron unos disturbios en las ciudades satélites Guarenas-Guatire y de repente la capital estaba en caos, había comenzado el Caracazo.

Desde entonces los dos gobiernos venezolanos que han pasado desde entonces (si, dos en más de 20 años) le tienen miedo a tomar acción parecida, generando un “negocio” que pierde aproximadamente 1.500 MILLONES DE DOLARES AL AÑO. Hablando en término Cadivi eso equivale a 6450 millones de bolívares fuertes y el doble por otros medios más oscuros (pero más naturales) de adquisición de divisas. Mientras tanto los venezolanos nos vemos sumergidos en vías “escoñetadas”, colas infernales y a designios musicales de choferes de camionetica.

Ud. Lector se preguntará y que tiene que ver el subsidio de la gasolina con esos karmas que cargan los venezolanos? la respuesta es TODO.

El subsidio de la gasolina es responsable de cada uno de esos males enumerados. En los países desarrollados la gasolina no es subsidiada, por el contrario es motivo de impuestos (por eso sus altos costos). Estos impuestos, que se imponen a los tres niveles, nacional estatal y municipal, van dirigidos explícitamente al mantenimiento y construcción de vías, como también el de un buen transporte público. Permitiendo además que gracias a la ley de la oferta y la demanda los dueños de estaciones de servicio generen suficientes ingresos para mantener en buen estado las bombas de gasolina, pues con los precios actuales nadie gana.

La excusa típica de quienes defienden este subsidio es que generaría un aumento en los precios del transporte, que los transportistas no aceptarían tal cosa y que ellos tienen derecho a ganarse una vida digna, cosa ciertamente lo tienen. Los transportistas deben tener derecho a cobrar lo que se les dé la gana de cobrar y, por su parte, los gobiernos locales deben contrarrestar su abuso con servicios públicos de CALIDAD. Los transportistas, que merecen una vida digna, no pueden tener secuestrado a los gobiernos! Ni los gobiernos a los transportistas! Por Dios, ni que fueran unas mafias!

Con los precios de las gasolinas ajustados a la realidad los transportistas gastarían menos en reparaciones cotidianas; Ud. podría escuchar la música que le de la gana y no a Full Chola o Gustavo Pierral; los gobiernos podrían invertir en nuevas y mejores vías de comunicación y mejores servicios de transporte público y las colas en las ciudades bajarían,  la gente tomaría conciencia y en vez de salir cada uno en un carro dos o tres personas se pondrían de acuerdo para hacer lo mismo, pero, les importaría eso si el Metro llegará a todos lados? completaran los Subterraneos en Valencia, Maracaibo y otras ciudades del interior?o si, por lo menos, el Metrobús tuviese suficientes unidades como para no esperar hora y media en una cola por él?

Por esta razón señor lector, no apoye la cultura botarata! tomemos conciencia del precio real de la gasolina! LLAME YA a su representante ante la Asamblea Nacional y dígale que Ud. Aprueba el aumento de la gasolina! LLAME YA, satisfacción GA-RAN-TI-ZA-DA!

P.S. Los subsidios siempre favorecen a las personas más privilegiadas.

Anuncios
Posted in: Economía, Sociedad