¿Quién vota por Chávez?

Posted on marzo 19, 2010

0


Por Homer

Campaña electoral oficialista

Con el título “Who votes for Chavismo?”, Noam Lupu, de la universidad Princeton, presenta un trabajo donde busca identificar la importancia del ingreso económico de los votantes venezolanos para determinar las probabilidades que apoyen al presidente Chávez. La sabiduría convencional en la materia nos dice que Chávez goza de un apoyo particularmente importante  entre los más pobres de nuestro país, en comparación con el apoyo que recibe en el resto de las clases sociales. No obstante, como ocurre muchas veces, lo convencional no es necesariamente sabio. Lupu consigue evidencia que en 1998 Chávez, con su retórica en contra de los partidos tradicionales y sus promesas a los sectores más populares, efectivamente logró un apoyo masivo entre los más pobres. Sin embargo, también demuestra que ésta fue la última vez que lo logró. A partir de ese momento, la popularidad de la que Chávez goza entre los venezolanos, sin contar el estrato más rico de la población donde recibe poco apoyo, ha estado repartida de forma uniforme. De hecho, hay evidencia que el ingreso no ha sido determinante en las elecciones más recientes. Por otro lado, al presidente Chávez no siempre le ha ido bien en los sitios más populares. Por ejemplo, el municipio Sucre, caracterizado por la alta presencia de zonas populares, actualmente está en manos de la oposición.

Hay algunas razones que justifican esta conclusión aparentemente contra intuitiva. En primer lugar, el gobierno ha fallado en resolver problemas cotidianos como la inseguridad, la falta de salud, la mala calidad de la educación y ha presentado fallas en la distribución de alimentos a las clases más pobres. En segundo lugar, las políticas sociales implementadas por el gobierno no sólo han favorecido a los más pobres. La regulación de los precios de servicios como agua y electricidad favorecen, más allá de los problemas que han provocado estas medias en cuanto a la provisión del servicio, más a las clases medias que son los que en principio tienen más acceso a estos servicios.  Además de esto, debemos contar el subsidio que significaba un tipo de cambio de Bs/$ 2,15 para viajes, compras por internet y consumos en el exterior. Es decir, la revolución ha implementado políticas populistas tanto para los más pobres como para las clases medias.  Sin embargo, ha fallado en traer los cambios que la sociedad en general necesita.

Con este trabajo, Lupu no busca demostrar que Chávez no es popular (querámoslo o no, lo es), pero sí intenta desmontar un mito que le ha dado al presidente cierta aura de invencibilidad: que su conexión con los pobres es extraordinaria. Siguiendo en este mismo orden de ideas, no es casual que el presidente busque radicalizarse. Ésta es una estrategia para, por cualquier medio, recuperar esa conexión particular que alguna vez tuvo con los más pobres. Si bien faltan muchas más investigaciones para corroborar la  completa veracidad la hipótesis de Lupu, la oposición debería considerar que el efecto pobreza no es lo que ha determinado nuestros fracasos. Por otra parte, saber que los pobres no son los únicos que apoyan al presidente y generar mensajes y propuestas que apelen también a las clases medias. Definitivamente, abrir los ojos.

Lupu, Noam. (2010). Who votes for Chavismo?: Class voting in Hugo Chavéz’s Venezuela. Latin American Research Review 45 (1).

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: Política